Cine ochentero

Newsoncuba.com Sergio Berrocal Jr 

Pocos actores están tan íntimamente ligados a un único personaje como Paul Hogan, el hombre que en “Cocodrilo Dundee” nos enseñó, entre otras cosas, de qué tamaño son los cuchillos en Oceanía y cómo se mantiene a raya a un caimán. Pero sobre todo nos dio clases de carcajadas, de humor fino y de alegría en forma de botellas de cerveza. En sí, “Cocodrilo Dundee”, era una de esas peliculitas por la que nadie daba un duro, pero sin embargo le acabó llevando derechito a la gala de los Oscar. El público de todos los calibres no vaciló en aclamarla y cada vez que aparece en una pantalla casera es la alegría pasada por el tiempo. Durante el rodaje de la cinta, el actor empezó una relación amorosa con su compañera de reparto Linda Kozlowski, de la que se terminó divorciando tras veinte y tres años de matrimonio.¿Imaginan tanto tiempo para un actor? Pero Linda era la más bella y exótica de las que habían pisado los estudios por aquellos tiempos. Como para dejarla escapar. En su Australia natal, Hogan ya era un intérprete conocido antes de protagonizar Cocodrilo Dundee. Después de la fama que obtuvo metido en la piel de ese cazador de cocodrilos que llevado por el amor y por el afán de conocimiento llega hasta Nueva York, una auténtica selva para él, mucho más peligrosa que los desiertos australianos. Inspirado en Rodney Ansell, un ganadero australiano y cazador de búfalos que se hizo famoso allá por 1977 después de quedarse aislado en un lugar perdido del mundo durante algo más de sesenta días sin ningún tipo de suministros. Paul Hogan y su homólogo Mick Dundee se vieron propulsados al rango de estrellas. Convencido de que una segunda parte del aventurero cazador de caimanes era factible decide escribir el segundo guión de la secuela titulado simplemente “Cocodrilo Dundee II” pero el éxito no fue tal y su decaída fue cuesta abajo y sin frenos.

Aunque existió una tercera entrega titulada “Crocodile Dundee en los Ángeles” ya la audiencia no era la misma y aquel palurdo cateto cazador ya no tenía jugo y fue directo al fracaso.Paul Hogan no rodó muchas películas, pero sí reventó las taquillas con todos sus estrenos. Su nombre solo aparece en diez títulos, de los que en tres encarnó a Cocodrilo Dundee. No obstante, este personaje lo terminó encasillando. Ciertamente mantenerse en la brecha es casi imposible de conseguir. Y muchos son los actores que, tras brillar como nadie en un gran título, desaparecen de la noche a la mañana. Algunos lo dejaron por voluntad propia y otros no supieron hacerlo. Sin embargo y aunque el actor australiano cuenta con títulos como: “Casi un Ángel”,” Flipper”, o “The Very Excellent Mr. Dundee” la cual se estrenaría próximamente en plataformas digitales, estaba claro que los días de Michael Dundee quedaron atrás.

Su tiempo de gloria habia pasado y en la cola estaban otros personajes ahítos de conseguir los triunfos que él había degustado.Por aquel entonces Hollywood esta subyugado por un joven director llamado George Lucas quien años antes había estrenado en los cines “Star Wars”, “El Imperio contraataca” y “Retorno del Jedi”.Rodada en Guatemala, Túnez y en el Parque Nacional Redwood de California George Lucas se elevaba al estatus de leyenda. Por aquel entonces mientras que Steven Spielberg soñaba con hacer una película de James Bond, Gorge Lucas tenía una idea en la recámara que, a su juicio, era aún mejor. Nada de espías británicos, sino un profesor de arqueología que en sus ratos libres se dedica a buscar importantes tesoros con misteriosos poderes. Así nació el personaje de Indiana Jones y sus eternas cruzadas. Entusiasmado por la idea ambos directores se embarcaron, con ayuda de Philip Kaufman y Lawrence Kasdan, en uno de los proyectos más famosos de todos los tiempos.Mientras tanto en la pequeña pantalla Reginald VelJohnson destronaba el Cosby Show en una serie titulada “Family Matters”. En ella se narraba la vida diaria de los Winslow, una típica familia negra que vive en los suburbios de Chicago, que tienen que lidiar con su vecino, el joven calamitoso Steve Urkel.

La serie, originalmente, estaba centrada en el personaje de Carl Winslow, oficial de policía y su familia, pero rápidamente se convirtió en la primera serie de televisión negra de la historia.El éxito era tal que Reginald VelJohnson termino colaborando con Bruce Willis en las dos primeras entregas de la Jungla de Cristal. Aquel chófer negro que llevaba a Mick Dundee al famoso Hotel Plaza en la quinta avenida neoyorquina se había forjado una carrera meteórica mientras que en los estudios hollywoodiense Steven Spielberg y George Lucas tecleaban la historia de “Indiana Jones y el arca perdida”. Tras el éxito de “Indiana Jones y el arca perdida” aquel profesor en arqueología dejó al legendario personaje interpretado por Paul Hogan en la cuneta. Hollywood estaba tan fascinado por el personaje creado por Spielberg y George Lucas que encargaron al director Robert Zemeckis la dirección de una película titulada “Tras el corazón verde”.La historia era sencilla: Joan Wilder, Kathleen Turner, es una famosa escritora de novelas rosas y aventuras que se ve envuelta en el secuestro de su hermana en Colombia. A su llegada a Colombia, Joan es engañada y conducida a la jungla, donde es salvada de una muerte segura por Jack Colton, Michael Douglas, un individuo extraño pero cautivador. Inspirado claramente en la película de George Lucas y Spielberg, este filme que intentó recuperar el espíritu más tradicional del cine de aventuras no gustó tanto a los estudios de Hollywood, para ellos no se había cumplido el objetivo deseado.

Sin embargo, Michael Douglas y Kathleen Turner retomaron sus papeles un año más tarde en “La Joya del Nilo”. Con el fin de reflejar el afán por encontrar lo que ocultaba la valiosa joya del Nilo, el equipo de rodaje de la película se desplazó a localizaciones de los Alpes Marítimos, en Francia, y Aït Benhaddou, en Marruecos.Treinta y pocos años después Hollywood divulga el proyecto de una nueva adaptación de dicha película con la participación de la actriz Katherine Heigl en el papel de Katherine Turner y de un desconocido Taylor Kitsch en el papel nterpretado hace tres décadas por Michael Douglas.Por ahí se dice que un tal Daniel McDermott conocido por escribir “La conspiración del pánico” se ha atrevido a reescribir el guion de Diane Thomas. Lo cierto es que Hollywood no deja de sorprender.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *