Donald Trump el caballero oscuro y la Chivata

Sergio Berrocal Jr | Newsoncuba

Donald Jhon Trump es un conocido empresario multimillonario que ha conseguido no dejar a nadie indiferente y que su nombre y su personalidad sean conocidas a lo largo y ancho del planeta. Nacido el 14 de junio de 1946 en el neoyorquino barrio de Queens, Trump es el cuarto de los cinco hijos de Fred Trump, constructor de origen alemán, y Mary MacLeod, ama de casa de procedencia escocesa. Trump se graduó en 1964 en la academia militar en la que había sido internado. Con tres matrimonios y dos sonados divorcios (con la modelo checa Ivana Zelnickova en 1991 y la actriz estadounidense Marla Maples en 1999), la vida personal de Trump ha sido tan agitada como su carrera profesional, para deleite de la prensa del corazón. Donald Trump ha perdido las elecciones de Estado Unidos ante Joe Biden y ahora también podría ver como su matrimonio con Melania termina. La ex modelo aprovecharía el fin del mandato del magnate republicano para poner fin a su relación. Desde que se instaló en la Casa Blanca en 2017 uno de los asuntos más debatidos ha sido su relación con la Primera Dama de Estados Unidos. Su esposa ha protagonizado varios momentos en los que se la podía ver incómoda y molesta con su marido, haciendo saltar las alarmas ante un posible divorcio.

Si Melania tramita el divorcio será un duro golpe para Donald Trump que acaba de perder las elecciones presidenciales a lo que puede que se le puede sumar este fracaso matrimonial con la ex modelo, la tercera mujer con la que pasó por el altar después de Ivana Trump y Marla Maples.Lo cierto es que la vida de aquel magnate que consiguió entrar no se sabe cómo en aquella Casa Blanca donde ya estuvieron otros presidentes como George Washington, Franklin D. Roosevelt o Barack Obama parecía más bien un campo de batalla digno de la segunda guerra mundial a punto de disparar misiles Stinger a cada vez que se le llevaba la contraria a aquel niñito caprichoso. Aquella era Trump más bien parecía desde el comienzo una vuelta a la Guerra Fría.

Hace 34 años se estrenó la famosa película Rocky IV (1985) lugar donde se enfrascaron en un combate de boxeo Rocky Balboa (Sylvester Stallone) e Iván Drago (Dolph Lundgren.Realizada en plena guerra fría aquella lluvia de puñetazos simbolizó para muchos el combate del bien contra el mal. Aunque esta etapa coincidiese con el llamado período de “distensión” en el cual había disminuido la tensión entre Estados Unidos y la Unión Soviética.El mensaje era claro. Los Estados Unidos de América son los superhéroes del mundo y pueden con todo, pero no contaban con la llegada de Donald Trump al poder quien lejos de aliviar tensiones las  aumentó gratuitamente en contra de la isla de Cuba.

La ideología de Trump en relación a Cuba echa por tierra el acercamiento avalado por su predecesor, Barack Obama, que llegó incluso a visitar la isla en marzo de 2016. Para el presidente-magnate millonario lo idóneo hubiese sido instaurar una réplica de aquel muro de Berlín versión marítima. Nada más tomar posesión de la Casa Blanca Trump convertido ya en presidente de los Estados Unidos implantó la construcción de un muro fronterizo para delimitar la entrada entre países de lo que este denominaba “los indeseables”. La estrategia política entre la isla y Donald Trump ha sido un idilio sin amor y mucho odio y sin necesidad. Por lo visto Donald Trump no tiene familia ni mujer ni hijos pasando hambre en aquel país si no otro gallo le hubiese cantado.

Sin embargo, su derrota la firmó en el momento en que aceptó reunirse con un presentador cubano exiliado y perseguido como se dice en la isla llamado Alexander Otaola, quien supuestamente lo iba a entrevistar para su canal de YouTube y en vez de eso le entregó una lista roja en la cual aparecen artistas cubanos supuestamente “estrechamente ligado al gobierno de Cuba”. El objetivo era que para qué el entonces presidente de los Estados Unidos le prohibiera la entrada y estancia en el país. En dicha lista roja aparecen los nombres de: Alexander Abreu, Emilio Frías “El niño y la verdad” u Omara Portuondo entre muchos otros, lo cual sublevo automáticamente a los cubanos de Miami no solo contra Trump sino también contra aquel que se hace llamar presentador llegando a descalificarlo y llamarlo “chivata mal parida”.

Desde entonces aquel que se decía presentador anda escondido en algún punto del globo tal vez por miedo de ser linchado por las calles de Miami. Sea como sea lo cierto es que las aguas parecen calmarse y traer algo de esperanza a aquel pueblo de aquella isla en medio del Caribe.Aunque por ahí dicen que Donald no quiere salir de la Casa Blanca, debe dejar el palacio antes del veinte de enero quiera o no quiera.Y aunque no lo crean se dice por lo bajini que muchos son los Babalawo que lo metieron en el ebbo. Incluso ahora tecleando estas letras se oye en la lejanía “Pipo te fuiste en el ebbo, iboru iboya ibocheche”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *