La actriz mexicana Alejandra Toussaint espera el estreno de «Morgana» y el rodaje de «Ojos verdes»

De origen francés pero nativa de México, la actriz Alejandra Toussaint se formó en la escuela de actores Marsella Actor’s Sud, y más tarde en París, antes de volver a  su ciudad natal para hacer teatro y cine. Profesional versátil, la joven mexicana ha participado en varias obras teatrales al lado de grandes maestros tales como Gabriel Retes y Lourdes Elizarráras antes de aventurarse en la creación de su propia compañía Yunkes Comedy en el 2007.

 

|| Entrevista Sergio Berrocal Jr. | Director de Newsonmagazzine.com & Newsoncuba.com  ||

 

– ¿Cómo empezó en esto del cine?
Bueno, yo empecé actuando en cortometrajes. Hubo unos muy buenos, en los que aprendí mucho y otros no tanto que más bien los sufrí. Pero creo que es muy importante que al mismo tiempo que uno es estudiante de actuación debe practicar trabajando con estudiantes de cine. Se cometen errores, el trabajo es poco profesional con aires de grandeza la mayor parte del tiempo, pero es la mejor escuela para todos. Finalmente uno puede ponerse a prueba y constatar como aplica sus conocimientos de actuación frente a la cámara.

– Actualmente está a la espera del estreno de la película dirigida por Ramón Obón «Morgana, una puerta al terror». Háblenos de esa experiencia

Ramón Obón y yo tuvimos la suerte de conocernos algo más de un año antes de Morgana. Desde un principio nos llevamos muy bien y siendo él también el guionista, me visualizo en el personaje de Mercedes. Ramón se lo comentó al productor quién me aceptó en el proyecto. Fui la primera actriz en estar confirmada. «Morgana» es una película de terror, mi personaje es Mercedes, una mujer que vivió un terrible suceso que volcó su existencia. En la película veremos el encuentro entre Morgana y Mercedes, hasta dónde el dolor, la locura y la frustración nos pueden llevar y las consecuencias mortales que pueden tener.

– ¿Qué recuerda del rodaje?
Fue sensacional. ¡Yo me divertí muchísimo! Finalmente para lograr este personaje voy caracterizada. Se tardaban 4 horas en maquillarme y 2 en desmaquillarme. Siempre fui la primera en llegar y la última en irme. Pero al estar tan transformada, obtuve una libertad extrema. Me encantaba verme al espejo transformada en otro ser. Además tuve la suerte de contar con los mejores maquilladores de efectos especiales de México, quienes hicieron un trabajo simplemente espectacular…

– ¿Qué es lo que le cautivó de Mercedes? ¿Tal vez un desafío?
Para encontrar los movimientos de Mercedes tomé clases de danza Butoh. Varias escenas fueron coreografiadas y estructuré que siempre se moviera en espiral.  Lo cual es una metáfora de la espiral infernal en la que su alma se encuentra. Los momentos en los que se ve más aterradora, Mercedes estaba en un profundo sufrimiento. Mi personaje no era malo, está atrapado buscando como mitigar su dolor.

– Examinando sus películas vemos que ha interpretado una gran variedad de personajes ¿Qué papel le costo más?

Con todos he aprendido y con todos también he hecho un poco de psicoanálisis. Les he puesto mis defectos, angustias, demonios diría yo.  Hice una película que no se estrenó que se llamó «El corazón del viento». Mi papel era Ana, una madre que espera un donante de corazón para el trasplante de su hija. Finalmente el padre y esposo de Ana se mete a propósito en un pleito de armas para ser asesinado y donar su corazón a la pequeña. Así que mi personaje pierde a uno de sus amores de la vida para conservar al otro. Fue doloroso este personaje. Me sentí mal en las escenas y creo que es la única vez que mi estado de ánimo se vio afectado por la vida del personaje.

– Su próximo proyecto cinematográfico es la adaptación de la novela «Ojos verdes» ¿cómo surgió?
¡Con esta pregunta me descubriste! Soy muy supersticiosa, esotérica o espiritual, como le quieras llamar… Creo en las fuerzas que percibimos pero no vemos y mucho menos controlamos. «Ojos verdes» me llamó y me escogió a mí. Una serie de coincidencias me acomodaron para poder recibir plenamente esta película, que aún sin haberla empezado ya me ha cambiado la vida.

– Su faceta de actriz de teatro le llevó a montar su propia compañía ¿Por qué?

Hace 4 años me empezó la inquietud por echar a andar obras de teatro que me gustaría ver en cartelera. Esto derivó de que la oferta teatral de Francia y la de México son muy distintas. En México seguimos enfocados en clásicos,  mientras que para mi gusto en Francia se están haciendo cosas más arriesgadas. Así funde Yunkes Comedy, compañía que actualmente manejo con mi socia Hanna Berumen y con la cual estamos a punto de estrenar nuestra cuarta producción, «La sucesión», que dirigiré.

– Usted creció en México pero se formó como actriz en Francia, ¿cuál de esos dos países le tira más?

Gana absolutamente lo mexicano, aunque trato de recuperar lo francés en algunas cosas. Los mexicanos somos más apegados a nuestros sentimientos y nos permitimos reaccionar controlados por estos. Lo cual no es bueno en ciertas circunstancias, como un ataque de ira. Los franceses analizan más todo, son previsores, lo cual les quita espontaneidad pero a largo plazo proporciona seguridad. Creo que ambas culturas son asombrosas y mi meta sería lograr sacarles un máximo de provecho a ambas porque las admiro y me han dado mucho.

– ¿Cómo es Alejandra Toussaint fuera de cámara?

Soy una persona obsesiva y apasionada para bien y para mal. El valor más importante para mí es la lealtad en todos los ámbitos. Soy exigente conmigo y con los demás, sin embargo esto no impide que sea muy cariñosa y relajada.