La Viuda Negra

Sergio Berrocal Jr | Newsoncuba España

Acaso el ruido, la furia y la abracadabrante épica wagneriana que cerraba el ciclo de Los Vengadores en la penúltima fase del universo cinematográfico Marvel hagan olvidar a quienes se acerquen a Viuda Negra esperando algo similar que en el fondo todo siempre ha girado alrededor de las personas que se escondían dentro de los trajes y poderes de los superhéroes, de quienes eran y de cómo la anormalidad de sus condiciones excepcionales entraba en conflicto con la normalidad de personajes que tenían nombre y apellidos más allá de su marca registrada como héroe. Siguiendo esta lógica, que no ahorra al espectador sus secuencias de acción de dejarte sin habla (por ejemplo el enfrentamiento final en la Habitación Roja), Viuda Negra es una película sobre Natasha Romanoff, sobre el peso de su pasado y por encima de todo sobre la familia.

En cierta forma, este mundo Marvel en imágenes en movimiento coordinado por Kevin Feige comenzó exactamente igual que aquí con la dickensiana fábula de un Tony Stark que se encontraba a sí mismo y empezaba a hacer las paces con su ayer; o sea, con Iron Man. Viuda Negra está muy cerca formalmente de esa caligrafía y esa calma narrativa casi de serie B (con más presupuesto que toda la serie B de Hollywood junta, claro) porque siempre está atenta a las escenas intimistas, sean de poso más dramático o más abiertamente cómico, porque es en ellas donde la acción avanza y donde se va construyendo no solo la mitología del personaje que ha hecho suyo Scarlett Johansson, sino la genealogía de éste y del de Florence Pugh, esa Yelena Belova destinada a formar parte de este mundo.

Tomando como modelo el cine de espías modalidad Guerra Fría, Viuda Negra coquetea con ágil gracia en la conspiranoia ci-fi del Harry Palmer de Ipcress, con la lucha cuerpo a cuerpo de ese también outsider que es Jason Bourne y con el emblemático y obligado canon 007(Moonraker en un televisor y en el clímax final), pero su alma y corazón están más cerca de Un lugar en ninguna parte, la odisea familiar de unos fugitivos del FBI dirigida por Sidney Lumet.

En los mejores momentos de la película de Cate Shortland se nota esa deuda con Lumet: las dos reuniones alrededor de una mesa de la familia Romanoff, las conversaciones entre las hermanas o el precioso instante de ese maravillo y humano Guardián Rojo (David Harbour, todo sentido de la comedia y de calidez humana) sentado en silencio en el dormitorio junto a Yelena. Planificada de tal forma que cada gran secuencia (la persecución en Budapest, el asalto a la penitenciaría, la entrada en la Habitación Roja) encierra un paso, una pieza, en el conocimiento de cómo son y qué sienten los personajes, Viuda Negra es seguramente la aventura Marvel con un mayor calado emocional junto al epílogo de Endgame. «Vengadores: Endgame» hizo muchas cosas bien para los fans de Marvel, pero había un elemento que molestó a muchos espectadores devotos al Universo Cinematográfico de Marvel (UCM).

Tony Stark (Robert Downey Jr) recibió la despedida que se merecía después de sacrificar su vida para derrotar a Thanos de una vez por todas. Los momentos finales de ‘Endgame’ se centraron en su funeral, donde todos, incluso Harley Keener, asistieron para llorar su trágica muerte. Todos excepto Natasha Romanoff (Scarlett Johansson), quien se había sacrificado antes para que los Vengadores restantes pudieran obtener la Gema del Alma. Más allá de una conversación después de su muerte, su sacrificio no tuvo el mismo peso que el de Tony, y los fans de Marvel no estaban contentos con ello.

Después de todo, ¿no debería haber sido un funeral conjunto? Si no fuera por el sacrificio de Natasha, Tony no habría podido decir «Soy Iron Man» y salvar el día. Pero no, Natasha no tuvo un funeral y, por lo que pudimos ver en «Endgame» nada que llore su muerte o recuerde su dedicación a los Vengadores. Sin embargo, con el estreno de ‘Viuda Negra’, este gran error se ha corregido para garantizar que los fans de Marvel sepan que el sacrificio de Natasha está en la memoria de todos.

En el momento del estreno de ‘Endgame’, el coguionista Christopher Markus justificó la falta de un funeral para Natasha en la película debido a su personalidad y estilo de vida. «Tony tiene un funeral. Natasha no. Eso es en parte porque Tony es una figura pública masiva y ella ha estado en las sombras todo el tiempo. No era necesariamente honesto para el personaje darle un funeral», dijo.

El codirector Joe Russo siguió diciendo que dado que Natasha tenía otra película en el UCM en el futuro próximo y Tony no, tenían que «darle un cierre a Tony Stark» y que ‘Viuda Negra’ tenía la oportunidad de hacer lo mismo por Natasha. Como ya contaba mucha historia, ‘Endgame’ simplemente no tenía tiempo para ambos. Dado que ‘Viuda Negra’ tenía lugar antes en la historia del UCM (ya que Natasha estaba, ya sabes, muerta), parecía poco probable que su tan esperada película en solitario pudiera traer el cierre y el reconocimiento que su personaje merecía. Pero además de llenar los espacios en blanco en su historia de fondo, ‘Viuda Negra’ rectifica el error de ‘Endgame’ y reconoce el sacrificio de Natasha. Puede que no sea el evento lleno de Vengadores que recibe Tony, pero se siente más apropiado para el personaje.

El momento llega en la escena poscréditos de ‘Viuda Negra’, que tiene lugar después de ‘Endgame’ en la línea temporal del UCM. Vemos a Yelena (Florence Pugh) visitar la tumba de Natasha. No se especifica exactamente dónde, pero dado que Valentina (Julia Louis-Dreyfus) bromea diciendo que es «alérgica al Midwest», podríamos asumir que es en Ohio donde Natasha y Yelena crecieron con sus ‘padres’, Melina (Rachel Weisz) y Alexei (David Harbour).

«Hija. Hermana. Vengadora», se lee en la tumba, e independientemente de si ha sido Yelena la que lo arregló todo o si fueron los compañeros Vengadores de Natasha, es una señal de que ella no ha sido olvidada y aquellos que quieren rendir tributo pueden hacerlo. Casi se siente como una respuesta directa a las críticas de ‘Endgame’, especialmente porque la escena fue en realidad parte de las nuevas grabaciones de «Viuda Negra» en el invierno de 2020 (el resto se rodó entre mayo y septiembre de 2019).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *